Home / Blog / Político

19
abr
2015
  • CheckView
  • 1682 Views
  • 0 Comment
  • No tags
Corren malos tiempos para los políticos. Los temas del financiamiento político y su relación con las empresas, han abierto un expediente complejo en la reputación del político. Si alguna vez fue una actividad noble, hoy en la percepción de mucha gente ser político es un descrédito. Dichos populares, chistes o el humor, transmitido a través de los medios de comunicación, mancha aún más la dignidad de los políticos a veces de forma insultante.
La política, según Ferrater Mora, se trata de la actividad de quienes intervienen en las decisiones sobre las formas como se ejerce el poder, los planes gubernamentales y las condiciones en que se ejerce la libertad y la justicia. Es decir, son las personas a quienes el pueblo entrega poder, -a través del voto-, para que generen las leyes y ejerzan la autoridad.
Las instituciones que cobijan al político no se salvan. No solamente por el crecimiento de la desaprobación de la imagen de la Presidenta Michelle Bachelet,  que en marzo se elevó al 61% (alza de 9 puntos). Hay mala percepción del parlamento chileno: uno de cada 7 personas desaprueba la labor de la Cámara de Diputados. La imagen del Senado no es mejor. A eso hay que sumar que  la oposición al Gobierno (la Alianza) ha llegado a un mínimo histórico de aprobación, y la evaluación de la “Nueva Mayoría”está menos mal, pero mal (un poco más del 30%).
¿Esto es sólo en Chile? No. El descrédito del político está presente en muchos países, y no sólo los que están en vías de desarrollo, sino en donde la gente goza de mejor bienestar. Hay voces que distintas partes que están advirtiendo que la mala fama de los políticos deteriorará a las instituciones en Europa. ¿Esto es un fenómeno actual? Tampoco. Es decir, estamos frente a un problema extendido en el mundo y también histórico.
Creo en la tesis que George Sabine expuso sobre J.J. Rousseau: que el filósofo de Ginebra “proyectaba las contradicciones y desajustes de su propia naturaleza sobre la sociedad”. Tengo la convicción que la mala percepción del político tiene dos razones:
(a)    Luces y sombras: El político representa las luces y sombras que encontramos en nuestra sociedad, pero a ellos, obviamente, le exigimos más. Representan los habitantes que hay en el abanico geográfico y social de un país; pero son personas de carne y hueso, con sus grandezas y debilidades, pero expuestas a un escrutinio muy riguroso.
(b)   Political cloud: El político tiende a auto generarse un sentimiento de pertenecía a un club cerrado, porque le costó llegar y considera necesario defender su membresía a toda costa. Y esto ha ido generando un gueto, un grupo separado de la soceidad no por lazos étnicos o religiosos, sino de hábitos compartidos y que poca gente entiende, creando un fenómeno que podríamos denominar “political cloud” o políticos en la nube.
 Desde tiempo filósofos e historiadores han reflexionado sobre los problemas que tiene la democracia: “somos demócratas no porque la mayoría siempre tenga la razón, sino porque las tradiciones democráticas son las menos malas que conocemos”escribió Karl Popper.
Luego, el desafío es doble: entender mejor la labor que realizan, pero, sobre todo, el político debe bajar de la nube y aterrizar en cómo está siendo percibida su labor. Y no es fácil, pero como dijo Einstein, “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.
0 Comments
Leave a comment
LATEST WORK
OUR CLIENTS