Home / Blog / Crecimiento versus Reformas. Como vencer la tensión

  • CheckView
  • 1754 Views
  • 0 Comment
  • No tags

Dice el programa de Gobierno de Michelle Bachelet: “La economía no está creciendo como debería. Estas son las condiciones de crecimiento que el próximo gobierno heredará: estamos hablando de un crecimiento estimado en torno al 4% el próximo año. Sin embargo, a partir del 2015 retomaremos la senda sostenida de crecimiento y  en la segunda mitad de la próxima administración, Chile crecerá en torno al 5%, es decir, al nivel de su PIB potencial.”

¿Qué sucedió? La proyección económica que hizo el equipo económico de la nueva mayoría el 2013 no se dio el 2014, y probablemente el 2015 la economía crezca como se pensó. Como da cuenta el informe del Banco Mundial “Chile Panorama general”,  nuestra economía se desaceleró el 2014 “al 1,9%, según el Banco Central, afectada por un retroceso en el sector minero debido al fin del ciclo de inversión y la caída de los precios del cobre y el declive en el consumo privado”.

Luego, tenemos un tema crucial a la hora de plantear las reformas del programa de gobierno. Debería ser el tema número uno de cualquier análisis político y de la estrategia de esta nueva etapa del gabinete que encabeza Jorge Burgos. Estoy convencido que es un error avanzar en las reformas sin medir su impacto en el crecimiento de la economía y el empleo. El sustento del bienestar de la gente es el crecimiento en bienes y servicios, el empleo y, obviamente, la ejecución impecable de políticas sociales en educación o salud.

Las expectativas de los empresarios y de consumidores están deficientes. Sumemos a eso un clima político y social de incertidumbres y una baja aprobación del gobierno. Están los elementos para un coctel corrosivo contra la germinación de los anhelados brotes verdes de la economía.

Estamos creciendo sólo la mitad de lo que plantearon los economistas de Michelle Bachelet el 2013, y eso debería poner en una perspectiva mucho más estratégica los Proyectos de Ley que están en carpeta y los que se están tramitando. Si el eje del cambio de gabinete es crecimiento económico, es fundamental que la tramitación, por ejemplo, de la reforma laboral no sea una tensión de posiciones en las antípodas. Lo primero y primordial es recuperar la capacidad de llegar a acuerdos. Ya hubo una reforma importante (la Tributaria) cuyos resultados se están viendo: “la recaudación tributaria total será este año inferior a la prevista”, afirmó el Tesorero General de la República, Hernán Frigolett, donde uno de los motivos es el menor crecimiento del PIB.

Pero además de la menor recaudación fiscal, el menor crecimiento económico afecta el empleo y el bienestar de las personas. Luego, si se profundiza un 2015 con un discreto desempeño, la gente va a agudizar su visión crítica del gobierno. Por lo tanto, urge un diseño político distinto en La Moneda. Se puede avanzar en las reformas si y sólo si hay disposición al diálogo. Esto requiere un esfuerzo muy amplio, y una conducción donde el eje este claro: crecer, crecer y seguir creciendo.

0 Comments
Leave a comment
LATEST WORK
OUR CLIENTS